¿Podemos crear nuevos espacios entre lo profesional y personal para las personas a través del Deporte?

Desde que comencé a trabajar en el ámbito de la industria y los servicios, allá por finales de los 80 del pasado siglo he podido escuchar afirmaciones y comentarios del tipo “ hay que separar lo personal y lo profesional, no se debe ni se puede llevar trabajo a casa, lo del trabajo se queda en el trabajo etc……. 

Muchos de estos comentarios y afirmaciones provienen de las vivencias de las generaciones posteriores a profesionales, que a partir de los años 60 se forjaron en una sociedad fuertemente industrializada donde la figura del empresario industrial tomaba desde el primer momento un rol determinante de carácter paternalista y prácticamente iba definiendo o generando la mayor parte de los entornos y contextos de todos y cada uno de sus profesionales y familias facilitándoles educación, vivienda, economatos………

Esto se desarrollaba en un contexto donde las relaciones empresario trabajador eran altamente desiguales por el momento social que se vivía, donde entre otras variables la situación de partida, la formación académica……. eran muy diferentes entre empresarios y trabajadores.

Pero como no puede ser de otro modo en estos 40-50 años el marco socio-económico ha variado sustancialmente y también de igual modo las relaciones entre empresario y trabajador y en definitiva la manera de interactuar de la mayor parte de los profesionales con su entorno laboral. Actualmente podemos afirmar que siguiendo la ley del péndulo, nos hemos pasado al otro extremo donde el grado de intervención de un ámbito en el otro en general es mínima o inexistente . La mayor parte de los trabajadores han ido evolucionando en paralelo a la sociedad y en buena medida la tendencia generalizada es, a querer separar el tiempo de trabajo con respecto al resto del tiempo y en muy pocos casos se vinculan o buscan espacios intermedios entre ambos ámbitos. Nos daría para mucho explicar el porqué de esta evolución, porque no se trata de mirar para atrás, pero lo que sí es cierto es que en la sociedad en su conjunto en este momento factores como el estatus, el consumo, el entretenimiento, han pasado a ser factores y/o atributos sociales de primer orden y entre ellos no se encuentra el trabajo ni los contextos que al mismo hacen referencia, todo lo contrario.

Esta evolución social parece claro que no favorece el desarrollo homogéneo de las organizaciones empresariales pero tampoco favorece el desarrollo social de las comunidades, aunque probablemente sí, de algunos individuos concretos y sus entornos de forma aislada. Si a esto unimos la cada vez mayor falta de acercamiento, compromiso, arraigo de las personas para con los proyectos sean del tipo que sean, dado que predominan los factores anteriormente señalados , parece evidente concluir que ese alejamiento entre lo personal y profesional es un factor más de los que entre otros muchos también ha contribuido a la evolución social que estamos señalando.

En la medida que desde nuestra ingenuidad personal queremos tratar de contribuir a construir una sociedad nueva y diferente donde los factores sociales dominantes pasen a ser otros parece claro que, o generamos nuevos espacios donde estos factores estén presentes o la nueva construcción socio-económica se antoja muy complicada.

En este sentido la propuesta seria analizar la posibilidad de identificar nuevos espacios en la vida de las personas a caballo entre el ámbito profesional y personal que favorezcan nuevas dinámicas sociorelacionales, apoyadas en nuevos factores sociales ( solidaridad, generosidad, esfuerzo, trabajo……)

Para ello consideramos que el Deporte de equipo desde su función social , más bien en este caso sobre todo sociorelacional, y como herramienta donde los factores sociales (valores a potenciar) están muy presentes, nos va a permitir y facilitar la búsqueda de esos nuevos espacios, nuevos contextos que pretendemos crear.

La idea es que el Deporte sea el mecanismo de mediación entre las Empresas y/ o Territorios y las entidades Deportivas a la hora de identificar esos nuevos espacios y en esa búsqueda, es fundamental que contemos con la participación de las personas o ciudadanos integrantes de cada uno de los proyectos y sean ellas las que acaben definiendo y construyendo esos nuevos espacios con la colaboración y ayuda de las diferentes entidades, logrando de este modo un mayor arraigo, acercamiento y compromiso a los diferentes proyectos con los que convivimos y a su vez un contexto social más cohesionado.

Definir la labor de mediación facilitando otra mirada, un lenguaje común y nuevas herramientas a Empresas, Entidades deportivas y resto de Agentes sociales e institucionales y sobre todo a las personas que los integran, entiendo que debe de formar parte del proceso de innovación social fundamental para impulsar los nuevos espacios de relación que vayan contribuyendo a la posible generación de una nueva sociedad.