El Deporte y la Actividad Física , Escuela de Soft Kills en las Empresas.


 

En el informe de 21 habilidades blandas de Original Leaders para la Escuela del Siglo XXI se mencionan las siguientes habilidades:

1.Autoliderazgo
Capacidad para dirigir nuestra propia vida.
2.Pasión y automotivación
Fuente de energía para alcanzar nuestras metas.
3.Creatividad
Capacidad para crear, innovar e imaginar.
4.Comunicación y escucha activa
Habilidad para intercambiar mensajes con los demás y entenderlos.
5.Foco y visión
Forma de mantenerse concentrado en los objetivos propuestos.
6.Estrategia y gestión del tiempo Priorizar tareas, organización y planificación.
7.Valores y principios personales
Responsabilidad, compromiso, perseverancia, humildad, integridad, generosidad,…
8.Autoconciencia y autoconfianza
Conocernos a nosotros mismos – fortalezas y debilidades – y confiar en nuestros talentos.
9.Resiliencia
Autorregulación emocional, habilidad para lidiar con frustraciones.
10.Habilidades sociales
Capacidad para crear vínculos emocionales y de calidad.
11.Empatía afectiva
Existen 2 tipos de empatía: cognitiva y afectiva. Las dos nos ayudan a ponernos en el lugar de otra persona. No obstante, existe una gran diferencia entre ellas. La primera puede fomentar conductas manipuladoras y servir como herramienta para herir a los demás; la segunda, por su parte, estimula la sensibilidad emocional y podría ser el camino para trabajar medidas anti-bullying.
12.Proactividad
Actitud de iniciativa y búsqueda de evolución.
13.‘Always learning’
Actitud positiva hacia el aprendizaje continuo y el progreso personal.
14.Toma de decisiones
Capacidad para decidir por nosotros mismos y asumir las consecuencias.
15.Pensamiento crítico
Aprender a pensar y elaborar nuestros propios juicios.
16.Negociación y gestión de conflictos Mentalidad ‘win-win’ y actitud mediadora.
17.Equilibrio físico, mental y espiritual Cuidado de nuestro cuerpo, mente y espíritu.
18.Persuasión e influencia (YO S.A)
Capacidad ‘comercial’. El presente y futuro profesional es el ‘YO S.A’, ¿por qué eres diferente?
19.Sinergia
Colaboración y trabajo en equipo.
20.Tolerancia cultural
Nuestro mundo globalizado exige comprensión de hábitos y costumbres diferentes. En nuestras diferencias encontramos la riqueza.
21.Adaptabilidad a los cambios
Flexibilidad y salida de la zona de confort para superar miedos, cambios u obstáculos.

He recogido textualmente las definiciones de las habilidades porque creo que son lo suficientemente claras y descriptivas para poder entender  cuál  es la Escuela que viene y en qué va a consistir la preparación de las futuras generaciones que van a pasar a formar parte de nuestras Organizaciones. Esto se viene definiendo así desde el ámbito Educativo para el mejor desarrollo de la nueva Sociedad, tanto por parte de las propias Organizaciones educativas como por parte de gran parte de los propios Profesionales.

Como podemos comprobar todos los nuevos modelos educativos, vienen hablando de un  desarrollo de las Personas enfocado a la adquisición de las llamadas  habilidades blandas. Los estudiantes de hoy no pueden saber con exactitud cómo será su trabajo dentro de 10 o 20 años, por esta razón, las habilidades blandas o ‘soft skills’ se vuelven esenciales en el desarrollo educativo de los niños y niñas.

Si ahora enmarcamos la mayor parte de estas habilidades con lo que cada una de las personas venimos desarrollando en mayor o menor medida en nuestros denominados ámbitos  informales,  Deporte y Actividad Física entre ellos, podremos comprobar que algunas  de estas habilidades las desarrollamos  habitualmente y de un modo bastante natural casi a diario.

Como a estas alturas ya conocéis todos mi pasión por el Deporte y la Actividad física  y mi bagaje en gestión de personas en las organizaciones, quiero seguir insistiendo en la siguiente idea. En la medida que seamos capaces de generar contextos organizativos más informales en la actividad diaria de nuestras Organizaciones, estas habilidades que desarrollamos de manera casi inconsciente en el Deporte  y la Actividad Física , y en otros ámbitos personales , empezarán a aparecer de una manera natural en los contextos profesionales, con lo que eso podrá  suponer de mejora de las relaciones entre las personas, con la consiguiente mejora de la eficiencia y la productividad en las organizaciones y, sobre todo, mejora de la satisfacción y motivación de las propias personas para con su trabajo.

Por otro lado quisiera también insistir en que en la medida que las Organizaciones sean proactivas y promuevan programas de actividades ligadas con el Deporte y la Actividad Física en el contexto de su proyecto, donde las personas puedan desarrollar  o perfeccionar las habilidades mencionadas  desde la actividad física y la práctica deportiva, estarán impulsando  programas de desarrollo personal adaptados al nuevo modelo de la Escuela , con lo cual  estaremos facilitando el desarrollo íntegro de las personas y su mejor adaptación a los cambios que vienen, lo que por otro lado en el contexto de las nuevas organizaciones se está viniendo a llamar favorecer lograr la plenitud.

Por lo tanto porque no empezar ya a poner en marcha conjuntamente con los profesionales, lo que parece que todas las personas y entidades estamos entendiendo como bueno y fundamental para el desarrollo de las futuras Generaciones y Organizaciones, a que estamos esperando!!!!!.

Mi vivencia con el Deporte como herramienta de cohesión social hace 40-45años.Lección aprendida??

Yo que acabo de cumplir 54 años, he vivido toda mi vida salvo los últimos quince años en un pequeño pueblo industrial de Gipuzkoa. Pueblo donde hace 40-45 años, como os podréis imaginar no teníamos más que hacer, que ir a la escuela a diario y después jugar en la calle a todas horas. En nuestro caso era el futbol nuestro principal quehacer, tanto en los recreos a media mañana, como después de comer antes de entrar a clase, como finalmente a la tarde con el bocata en la mano.

En este contexto en el que la mayor parte de los niños de nuestra generación, íbamos desde párvulitos a las llamadas entonces Escuelas Nacionales, nos encontramos en un momento determinado y por situaciones ajenas a nosotros, con una pequeña fractura social derivada del incremento de la oferta educativa en el pueblo, que provocó que parte de los chavales, motivado por la decisión de sus padres, tuvieran que marchar del colegio con 8-9 años a los nuevos centros educativos.

Lo que ocurrió, entre nosotros en clave social, fue qué de repente chavales que jugábamos todo el día juntos nos tuvimos que separar de entrada físicamente, pero si a esto le añadimos el contexto socio político de aquel momento, también nos acabamos separando social y emocionalmente. Con lo cual lo que eran con 5, 6,7 años chavales que jugaban todo el día juntos pasaron a ser a partir de los 8,9 años chavales que ya no jugaban juntos y apenas se hablaban. El nuevo contexto generado derivó en la práctica en que la mayor parte de los niños hijos de emigrantes seguían con sus estudios en las llamadas Escuelas Nacionales y los hijos de los originarios del pueblo, en su mayoría, se fueron de la Escuela. He de decir que esos 4-5 años entre los 9 y los 13, que ya de por sí son años complicados en lo personal, no fueron años fáciles para mí considerando que yo entendía que tenía amigos en ambos lados ( por llamarlo de algún modo para que me entendáis, pero era así) y no entendía que estaba pasando y porque no había manera de poder arreglarnos, si no más bien al contrario cada lado se iba alejando cada vez más.

Pues bien, lo que acabó ocurriendo por lo menos en mi experiencia, fue que algo que en su momento era nuestra principal diversión y entretenimiento, el fútbol, fue el bálsamo que sirvió para acabar de engrasar lo que antes he denominado como pequeña fractura social.

En nuestro pueblo había un único equipo de fútbol federado, y nos llegó a todos la edad de lo que se denomina hoy también la categoría infantil y ocurrió algo tan sencillo y tan mágico como que unos y otros en un numero importante, de los llamados ambos lados, pasamos a formar parte de la plantilla del equipo infantil del pueblo y este fue el principio del fin de la fractura social que habíamos vivido. De repente nuevamente teníamos objetivos comunes, compartíamos espacios comunes, jugábamos a algo que no gustaba a todos y nos unía, nuestros respectivos amigos venían a vernos a todos juntos y a animarnos …….. y hay se empezó a gestar una nueva relación entre todos nosotros a partir de los 13  años que en la mayoría de los casos, más allá de los avatares de la vida que ha llevado cada uno de nosotros, sigue viva en la actualidad.

Por qué quería escribir y contaros estas líneas de una parte de mis vivencias , porque creo que esto que me ocurrió a mí , forma parte de un aprendizaje social que todas las personas de  mi generación que vivimos en pueblos que recibieron un importante flujo de población emigrante tuvimos en su momento. Y que como tal aprendizaje social creo que nos debiera servir a todos, para poder acometer con sentido común, normalidad y mayor grado de empatía procesos similares que nos está tocando vivir en la actualidad. Sobre todo pensando , si las herramientas que a nosotros nos sirvieron para generar una mayor cohesión social, el Deporte- el fútbol en nuestro caso, pueden seguir siendo herramientas perfectamente válidas a día de hoy para impulsar procesos de integración e inclusión social, en definitiva para ayudar a lograr una mayor cohesión social en las comunidades donde vivimos.

Espero que esta  lección aprendida nos pueda servir de base a personas, organizaciones e instituciones para afrontar los diversos retos sociales con los que tenemos que convivir en la sociedad de nuestros días.

 

¿Podemos crear nuevos espacios entre lo profesional y personal para las personas a través del Deporte?

Desde que comencé a trabajar en el ámbito de la industria y los servicios, allá por finales de los 80 del pasado siglo he podido escuchar afirmaciones y comentarios del tipo “ hay que separar lo personal y lo profesional, no se debe ni se puede llevar trabajo a casa, lo del trabajo se queda en el trabajo etc……. 

Muchos de estos comentarios y afirmaciones provienen de las vivencias de las generaciones posteriores a profesionales, que a partir de los años 60 se forjaron en una sociedad fuertemente industrializada donde la figura del empresario industrial tomaba desde el primer momento un rol determinante de carácter paternalista y prácticamente iba definiendo o generando la mayor parte de los entornos y contextos de todos y cada uno de sus profesionales y familias facilitándoles educación, vivienda, economatos………

Esto se desarrollaba en un contexto donde las relaciones empresario trabajador eran altamente desiguales por el momento social que se vivía, donde entre otras variables la situación de partida, la formación académica……. eran muy diferentes entre empresarios y trabajadores.

Pero como no puede ser de otro modo en estos 40-50 años el marco socio-económico ha variado sustancialmente y también de igual modo las relaciones entre empresario y trabajador y en definitiva la manera de interactuar de la mayor parte de los profesionales con su entorno laboral. Actualmente podemos afirmar que siguiendo la ley del péndulo, nos hemos pasado al otro extremo donde el grado de intervención de un ámbito en el otro en general es mínima o inexistente . La mayor parte de los trabajadores han ido evolucionando en paralelo a la sociedad y en buena medida la tendencia generalizada es, a querer separar el tiempo de trabajo con respecto al resto del tiempo y en muy pocos casos se vinculan o buscan espacios intermedios entre ambos ámbitos. Nos daría para mucho explicar el porqué de esta evolución, porque no se trata de mirar para atrás, pero lo que sí es cierto es que en la sociedad en su conjunto en este momento factores como el estatus, el consumo, el entretenimiento, han pasado a ser factores y/o atributos sociales de primer orden y entre ellos no se encuentra el trabajo ni los contextos que al mismo hacen referencia, todo lo contrario.

Esta evolución social parece claro que no favorece el desarrollo homogéneo de las organizaciones empresariales pero tampoco favorece el desarrollo social de las comunidades, aunque probablemente sí, de algunos individuos concretos y sus entornos de forma aislada. Si a esto unimos la cada vez mayor falta de acercamiento, compromiso, arraigo de las personas para con los proyectos sean del tipo que sean, dado que predominan los factores anteriormente señalados , parece evidente concluir que ese alejamiento entre lo personal y profesional es un factor más de los que entre otros muchos también ha contribuido a la evolución social que estamos señalando.

En la medida que desde nuestra ingenuidad personal queremos tratar de contribuir a construir una sociedad nueva y diferente donde los factores sociales dominantes pasen a ser otros parece claro que, o generamos nuevos espacios donde estos factores estén presentes o la nueva construcción socio-económica se antoja muy complicada.

En este sentido la propuesta seria analizar la posibilidad de identificar nuevos espacios en la vida de las personas a caballo entre el ámbito profesional y personal que favorezcan nuevas dinámicas sociorelacionales, apoyadas en nuevos factores sociales ( solidaridad, generosidad, esfuerzo, trabajo……)

Para ello consideramos que el Deporte de equipo desde su función social , más bien en este caso sobre todo sociorelacional, y como herramienta donde los factores sociales (valores a potenciar) están muy presentes, nos va a permitir y facilitar la búsqueda de esos nuevos espacios, nuevos contextos que pretendemos crear.

La idea es que el Deporte sea el mecanismo de mediación entre las Empresas y/ o Territorios y las entidades Deportivas a la hora de identificar esos nuevos espacios y en esa búsqueda, es fundamental que contemos con la participación de las personas o ciudadanos integrantes de cada uno de los proyectos y sean ellas las que acaben definiendo y construyendo esos nuevos espacios con la colaboración y ayuda de las diferentes entidades, logrando de este modo un mayor arraigo, acercamiento y compromiso a los diferentes proyectos con los que convivimos y a su vez un contexto social más cohesionado.

Definir la labor de mediación facilitando otra mirada, un lenguaje común y nuevas herramientas a Empresas, Entidades deportivas y resto de Agentes sociales e institucionales y sobre todo a las personas que los integran, entiendo que debe de formar parte del proceso de innovación social fundamental para impulsar los nuevos espacios de relación que vayan contribuyendo a la posible generación de una nueva sociedad.

El Deporte como medio de transformación social de las organizaciones .

Me encuentro en el comienzo de una nueva etapa profesional y como en todo momento inicial , estoy lleno de energía e ilusión, pero también sigo en la continúa búsqueda de respuestas a diferentes cuestiones que uno se ha venido planteando a lo largo de su vida personal y profesional como algunos de los elementos clave a la hora de construir o transformar la sociedad en la que vivimos.

Algunas de estas cuestiones me gustaría compartirlas con todos vosotros porque están en el origen de la decisión que he tomado recientemente de poner en marcha un nuevo proyecto, al que pienso dedicarme en cuerpo y alma a partir de ahora.

La primera hace referencia a esa dicotomía o no, con la que convivimos a lo largo de nuestra vida laboral, de si existen o no fronteras entre lo profesional y lo personal y la manera de abordarlo en nuestras vidas.

La segunda cuestión está centrada en la disquisición entre lo público y lo privado a la hora de conformar la nueva sociedad. Y en línea con la anterior cuestión donde empieza y termina cada uno de estos ámbitos y en que medida existen o debieran existir espacios intermedios que contribuyan a la conformación social.

Y finalmente una tercera cuestión centrada en la disyuntiva individuo/ comunidad-colectivo, cuestión esta que, como todos sabemos, en los tiempos actuales está claramente decantada hacia el individualismo.

El análisis y tratamiento que he realizado en esta última etapa entorno a estas cuestiones y que espero tengamos ocasión de comentarlas en profundidad, me ha servido para enmarcar una situación social donde , a grosso modo y sabiendo que generalizar es muy arriesgado, puedo afirmar que los que integramos la sociedad: organizaciones empresariales, asociaciones, entidades culturales, deportivas…..y finalmente y sobre todo las personas no estamos pasando por nuestro mejor momento. Todo lo que nos sucede , todo lo que nos toca hacer como agentes activos, cada uno a su nivel, no sólo nos cuesta un tremendo esfuerzo sino que además , no nos acaba de generar un alto grado de satisfacción.

Parece evidente que de entrada en una sociedad llamada desarrollada como la nuestra , en la que estamos siendo capaces de lograr un nivel aceptable de resultados economicos y sociales, debiéramos poder disfrutar de un mayor grado de satisfacción del que luego nuestras percepciones y nuestras manifestaciones reales muestran. En este sentido como primera toma de contacto , mas allá del análisis en profundidad que espero iremos desarrollando, creo que una de las claves de mi reflexión es, que son contados los momentos en los que nos sentimos partícipes o sentimos como nuestros los supuestos logros conseguidos , lo que hace tremendamente difícil que podamos disfrutar de los mismos.

Sin querer alargarme en exceso, si quiero compartir con vosotros mi impresión de que en la medida que seamos capaces de imbricar mejor la persona y el profesional , lo público y lo privado y lo individual y lo colectivo estaremos contribuyendo a construir y/o transformar la sociedad hacia una ¨nueva sociedad¨donde el grado de satisfacción sea mayor tanto en lo personal como en lo colectivo.

Esta es una de las razones fundamentales por la que me he decidido a poner en marcha mi nuevo proyecto, un proyecto donde la mediación va a ser mi leit motiv. Pero para mediar como bien sabemos todos hacen falta los materiales que hagan de ¨argamasa¨y por mi parte el elemento mediador básico, aunque no el único, va a ser el Deporte en  su dimensión socio-relacional, en la que medida que entiendo puede contribuir en el proceso de imbricación anteriormente señalado.

Mi propia  vivencia y experiencia me ha permitido comprobar que utilizando el deporte como medio, he visto y comprobado cambios en la actitud de las personas, de las relaciones sociales, de las organizaciones………. En definitiva, con la puesta en marcha de este  nuevo proyecto quiero tratar de impulsar  a través del Deporte , que las organizaciones, los barrios, los municipios, en definitiva nuevamente las personas puedan iniciar procesos de transformación que nos permitan poder participar, sentir y vivir con mayor grado de satisfacción el desarrollo de los proyectos en los que tomamos parte y de ese modo a su vez poder contribuir a generar un bien común que vaya conformando la nueva sociedad que viene.