Nuevos modelos de relación entre las entidades-proyectos deportivos y las organizaciones empresariales

Cuando hace un año decidí emprender una nueva aventura en solitario estaba lleno de ilusión y expectativas pero también lógicamente lleno de dudas y preguntas. Tras tener no pocas conversaciones con todo tipo de agentes públicos- privados, empresariales- deportivos, sociales- culturales estoy, si cabe, más convencido de que hay todo un camino para explorar en la relación entre entidades-proyectos deportivos y organizaciones preferentemente empresariales, aunque no sólo.

Todavia a día de hoy, en la mayor parte de los casos cuando se plantea algún tipo de relación entre entidades deportivas y organizaciones empresariales, a todos nos viene a la cabeza rápidamente la palabra “ patrocinio “ y en su caso y de manera más reciente la palabra “ responsabilidad social corporativa” donde en ambos casos el principal objetivo de las organizaciones tiene más que ver con agentes- factores exógenos a las organizaciones empresariales que con agentes- factores endógenos. En ambos casos, el foco está puesto en los clientes, mercados, sociedad en general, medios de comunicación,……y por lo tanto, los objetivos, estilos, metodologías que conforman y configuran esa relación entre deporte-actividad física y empresa están más fundamentados en conceptos de marketing, comunicación, si cabe, estrategia, relaciones institucionales….

Desde mi punto de vista, el cambio y la posible innovación a la hora de construir nuevos modelos de relación comenzará  en cuanto entendamos  que todas las organizaciones ,sean del tipo que sean,son organizaciones sociales, por lo tanto comunidades de personas, con sus culturas, valores, tradiciones, actitudes, comportamientos, rituales, intereses, modelos de transmisión de conocimiento , conflictos, rasgos de identidad…….

No hace mucho hablando de estas “ tonterías “ con un buen amigo y de algunos ejemplos de relaciones clubs- empresas le decía “ la actual relación en clave de patrocinio normalmente simplificando consiste en vallas publicitarias, programas, anuncios, entradas para clientes, acceso a palco……” todo ello lógicamente con un enfoque cliente- mercado que no pretendo para nada cuestionar, pero que él me reconocía que en gran parte de los  casos hay demasiada inercia. Es más, me decía que a veces es tremendamente complicado llevar a los clientes al palco, ya que la mayor parte de ellos no están entre nosotros. En este mundo global en que vivimos o bien son americanos, chinos, ……con lo cual no están por aquí un fin de semana cualquiera y el resultado final es que el palco hay días que puede quedarse hasta casi vacío, pero siempre habrá  un impacto de notoriedad y comunicación, insistía mi amigo.

Yo por mi parte, que una gran parte de mi vida profesional la he dedicado a temas de comunicación, le reconocía, como no podía ser de otro modo, la importancia de estos aspectos para el desarrollo del negocio de las organizaciones, pero a continuacion le plantee la siguiente pregunta ¿Te has dado cuenta de quien llena las gradas de ese mismo acontecimiento deportivo del club patrocinado?

Tras pensar unos segundos me responde, los trabajadores de la empresa.  A continuación mi comentario fue, si esto es así parece evidente que puede haber una oportunidad de poder generar nuevos modelos y espacios de relación entre la entidad deportiva y la organización empresarial partiendo de poner el foco en esas personas y sus entornos. Todo ello apoyándonos en muchos de los aspectos anteriormente señalados en referencia a ambas organizaciones entendidas como organizaciones sociales : sus culturas, valores, tradiciones, actitudes, comportamientos, rituales, intereses, modelos de transmisión de conocimiento , conflictos, rasgos de identidad…….

Volvemos a hablar de la mal llamada “tecnología social” y de las posibilidades de aprendizaje, desarrollo e innovación cruzada que se podrían dar entre ambas organizaciones.

Si nos pusiéramos a trabajar con un folio en blanco, equipos de estrategia y gestión de personas de muchas organizaciones y equipos de entrenadores, gestores de entidades deportivas, contando de un modo natural con la participación de las personas trabajadores de la empresa y con un agente que desarrolle un rol de mediación que permitiera articular lenguajes, metodologías y herramientas, estaríamos iniciando la construcción de nuevos modelos y estilos de relación entre organizaciones deportivas y organizaciones empresariales.

Estoy convencido que este modo de relación Deportivo- Empresarial  nos permitiría generar programas, acciones, actuaciones internas y externas que iban a contribuir a facilitar e impulsar muchos de los procesos de desarrollo y/o transformación social y cultural en el que están inmersos muchas de nuestras organizaciones empresariales. A partir de este momento, podríamos comenzar a hablar de un nivel de relación e implicación absolutamente diferente entre esa organizacion empresarial y esa organización deportiva.

Para mí este el principal aspecto innovador que puede contribuir a cambiar o, si cabe, a evolucionar los actuales modelos de relación  entre entidades-proyectos deportivos y el resto de organizaciones: entender las organizaciones como organizaciones sociales poniendo el foco en las personas que las integran y sus entornos, para desde ahí construir modelos y estilos de relación nuevos y diferentes entre empresas y entidades deportivas.

Publicado por

José María Armentia Macazaga

Mi ingenuidad "hacer que pasen cosas"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s